martes, 30 de abril de 2013

Z

30 de abril del 2013. Zamora
Ya han pasado 4 días. Os vuelvo a dar la bienvenida pero desde un sitio diferente al de la otra vez. Zamora. Una ciudad bonita, pequeña, fria, calurosa, lluviosa y sobre todo acogedora. Cada vez que vengo la veo distinta. La gente ha cambiado. Y los sitios también han cambiado. La "marina" ya no es lo que era. Ya no esta olimpiada ni las partidas al pang. Los bancos de las "s" han dejado de llamarse así y se acabo el tirarse en monopatín desde la rampa de hacienda. La calle de los Herreros cada vez esta más llena de niños pequeños y ahora no se juega al escondite inglés o al polis y cacos. La verja del jardinillo esta siempre cerrada y ya nadie corre detrás de un bote de actimel para meter un gol. Sin embargo, a pesar de todo ahora que estoy lejos la echo de menos. Se necesita estar lejos para darse cuenta de las cosas. Se acabo la típica frase de "que ganas de irme de Zamora" o " es que Zamora no tiene nada". Al contrario, lo tiene todo y más si sabes con quien disfrutarla. Yo tengo a mis amigas. Me encanta quedar con ellas a las 6:30 en la farola para hacer lo mismo de siempre. Me encanta ver a mi familia e ir a los sitios de siempre. Nunca quiero dejar de hacer lo de siempre. Quiero tenerte aquí...SIEMPRE.
"Desde un lugar de Zamora" doy las gracias por leerme una vez más.
Volveré pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada