martes, 28 de mayo de 2013

Nuca Vs Pilu

28 de Mayo del 2013. Madrid.
Martes con sabor a domingo. Días complicados, días en los que cada vez se me hace mas difícil levantarme por las mañanas, días de exámenes. Volviendo a las andadas. Replanteandome mi vida tumbada en la cama después de una mañana en la que por desgracia ha sido poco productiva. Ahora esperando la llamada de Irene, no la primera y tampoco la ultima. Irene. Mi mejor amiga. El apoyo fundamental que tengo en mi día a día. La mas conocida en todo mi entorno, como yo siempre digo es "internacionalmente" conocida. Es de esas personas que hace que te tomes los problemas con humor. Para ella nada es imposible. No hace falta que le diga lo que pienso en un determinado momento, con solo una mirada lo deduce. Se me pasan muchas cosas por la cabeza pero es materialmente imposible escribir todo lo que tu y yo hemos vivido. Nadie lo sabe. Tus preocupaciones por los sorteos y tus noches de insomnio. Nuestras llamadas en las que preguntamos por "choni Pau" y el día en el que casi se baja del coche. El reto de la canela. Las tardes en el "ancla" y en callejones extraños. Tu caída "Jesucristo Superstar"  al intentar bajar las escaleras del Quinti. Las noches en las que llevábamos el carro y lo intentábamos subir por las escaleras. El agua de "Villachica" y el joder macho en clase de filosofía. Tus botas de 1 de la ESO. Tu collar en la foto de la Cope. Nuestras tardes en las que salíamos con intención de correr y siempre terminábamos haciendo lo mismo. El jueves Santo y tu desesperación. La quinta sinfonía de picos de Europa. Nochevieja y tu "no Paloma de verdad, si no estas segura vamos mañana". El día del coche. Las noches de San Pedro detrás de la plaza mayor. La gorda del gimnasio y los serios. Tu labio tembloroso y el kun aguero papa.
Bobadas como estas que solo tu y yo las entendemos y que solo a nosotras nos hace gracia. Hay momentos en la vida en el que las cosas se complican y dejan de funcionar como tu quisieras que funcionasen, ese momento en el que tu no quieres ver lo que pasa, que no quieres reconocer que lo que de verdad necesitas es tener a alguien a tu lado. Muchas veces me pregunte que habría hecho si me hubiera dejado sola.
Os preguntareis por qué razón hoy escribo sobre mi amiga Irene. Hay días y días. Ella lo sabe. No puedo decir mas.
Gracias por estos 16 años.
"Desde un lugar de Madrid", escribo lo que siento y pienso lo que escribo.
No dejéis de leerme. No se cuando... pero volveré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada